Inicio

 

 

junto a la luz de una ventana
teje Angelita su vida.
Sus manos bailan en la hebra
como alitas de chincol,
es un milagro como teje
hasta el aroma de la flor.
En tus telares, Angelita,
hay tiempo, lágrima y sudor;
están las manos ignoradas
de este, mi pueblo creador.
Después de meses de trabajo
el chamal busca comprador,
y como pájaro enjaulado
canta para el mejor postor...

_ "Angelita Huenumán"

Víctor Jara

Recomiendo el trabo responsable de este joven emprendedor.

 Un viaje por el multiverso

Hace unos días,  hablábamos con mi hermana sobre la brevedad de la vida para contener todas las potencialidades y posibilidades que enfrenta un ser humano a través de su existencia. Después que sufrí el ACV, mi vida cambió radicalmente y debí hacer muchos cambios bastante profundos. Por ejemplo, jubilé por invalidez, eso significó que tuve que  acostumbrarme a la silla de ruedas y a depender de alguien más. Yo que amaba sentirme libre, de un día para otro me vi prisionera de mí misma, una ironía. Luego vinieron las terapias: en el agua, con caballos, yoga, fisioterapia, fonoaudióloga... ¡uf.! Pero yo lo veía como una situación transitoria para volver a mi antigua vida, estaba tan equivocada, la verdad es que me armaba para encarar mi nueva condición.

Simultáneamente comencé un emprendimiento junto con "la mami": Productos Ayün (pastas y mermeladas). La verdad es que no ganábamos gran cosa pero nos manteníamos ocupadas; salíamos a comprar fruta, frascos, etiquetas, etc. elaborábamos nuestros productos y, luego, tratábamos de venderlos. A todo esto, en una de las tantas vueltas que di en mi peregrinaje por las terapias caí en la Casa de la Inclusión, entonces conocí a grupo de gente maravillosa, que le plantaba cara a la adversidad y que no tenía tiempo para lamentase porque todos eran primera línea. La autocompasión no era opción. La cuestión es que con "la mami" empezamos a hacer mermeladas y pastas para vender. Igual, aunque ya estaba jubilada, todavía era profesora de castellano, entonces comencé un blog donde hablaba un poco de las cosas que me iban pasando y compartía recetas de cocina pero luego entendí que una  no está definida por un solo rol y navegamos por nuestro propio multiverso; por lo tanto, en estas páginas quiero contarles sobre mi viaje..

 

Añadir comentario

Comentarios

Rosa maria
hace 8 meses

Que bonito texto Cariño, un abrazo. Rosita

Lorena Silva Melo
hace un año

Bellas palabras, muy pertinentes y profundas. Gracias por permitirme ser parte de ese viaje.

Laura Benedetti
hace un año

Felicitaciones Carolina! Eres una gran mujer y un privilegio conocerte y ser parte de tu historia. Un abrazo.

Crea tu propia página web con Webador